Una voz femenina en la nueva era tecnológica

Paloma Grau, subdirectora de Tecnun-Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra

Descripcion de la imagen
Paloma Grau. FOTO: Servicio de Comunicación

11/02/2019

Reproducimos a continuación el artículo de opinión de Paloma Grau, subdirectora de Tecnun-Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra, que se ha publicado en El Diario Vasco con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

"El 15 de diciembre de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 11 de febrero de cada año como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Desde ese día y cada año, desde todos los puntos del mundo se celebran millones de eventos que pretenden visibilizar y animar a presentes y futuras científicas e ingenieras en su recorrido profesional. 

Aunque es cierto que la presencia femenina en las carreras llamadas STEM (Sciencie, Technology, Engineering and Mathematics) es cada vez más numerosa, todavía hoy existe una gran desigualdad en la proporción de hombres y mujeres que estudian carreras técnicas y desarrollan su carrera profesional en este ámbito. Algunos datos provenientes del mundo académico, del que provengo, indican que el porcentaje de alumnas que estudian ingeniería es actualmente del 25%. Teniendo en cuenta que en los próximos años se calcula que la mitad de los puestos de trabajo estarán relacionados con la ingeniería, podemos suponer que la desigualdad entre hombres y mujeres en este ámbito continuará, e incluso podría verse más acentuado. 

Existen varios factores que pueden influir en esta desigualdad: pocos referentes femeninos que inspiren a nuestras alumnas a ver las carreras y profesiones técnicas como algo alcanzable y atractivo, aspectos culturales o educaciones que nuestras hijas y alumnas viven en su infancia o, simplemente, algo que me parece relevante; las mujeres en general somos más sensibles a las realidades y problemas sociales que a cuestiones tecnológicas. Es remarcable el alto porcentaje de mujeres en carreras y profesiones dedicadas al servicio de las personas desde el ámbito de la medicina o la educación, por citar sólo un par de ejemplos.

En este sentido, pienso que en los próximos años las mujeres tenemos una gran oportunidad en la ingeniería. ¿Por qué? Sencillamente porque nunca el ámbito social y tecnológico estuvieron tan cerca como lo están ahora. En ningún otro tiempo han sido tan patentes los efectos del desarrollo tecnológico en el ámbito de la salud, en las relaciones humanas, en nuestro propio día a día, o en el cuidado de nuestro planeta. La posibilidad de tratar enfermedades como el cáncer mediante modificaciones genéticas en el ámbito de la ingeniería biomédica, la aplicación de técnicas basadas en inteligencia artificial en la mejora de nuestra vida cotidiana o desarrollar nuevas soluciones tecnológicas que permitan vivir en un mundo más sostenible son algunos de los ejemplos. 

En la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra, desde hace unos años, apostamos firmemente por ampliar nuestra oferta académica en esa línea, ofertando grados como el de Ingeniería Biomédica o Diseño Industrial, en los que en algunas promociones la presencia femenina ha sido superior a la masculina. En el otro lado de la balanza siguen estando las carreras tradicionales de ingeniería, como la Mecánica, la Industrial o la Eléctrica/Electrónica, que históricamente han sido más demandadas por chicos. Pero, incluso en éstas, se empieza a notar un repunte de la presencia femenina y creo que eso es una buena noticia porque también las mujeres tenemos una gran oportunidad y responsabilidad en estos ámbitos. También nuestra intuición, practicidad y capacidad de empatía es fundamental a la hora de establecer límites y reorientar los nuevos avances científicos y tecnológicos a conseguir un mundo más justo y amable. En definitiva, un mundo más humano.

Finalmente, no nos vamos a engañar, las carreras científicas y técnicas implican un gran esfuerzo y mucha dedicación, pero nuestra vocación profesional no debería impedir una vida compatible con nuestra familia y la maternidad, que, a mi modo de ver, nos hacen mejores como personas y como profesionales. Me parece muy importante que esta idea cale en el ámbito universitario y empresarial y que se fomenten las iniciativas adecuadas para que hombres y mujeres podamos compatibilizar nuestra profesión con la atención a nuestros hijos y familias de manera equitativa y equilibrada. En ese sentido, me siento una afortunada por poder desempeñar mi profesión en una institución que fomenta, no sólo el desarrollo profesional de las mujeres científicas, sino también nuestra conciliación familiar. Sólo así podremos ser referentes para nuestros hijos y alumnos". 

Vídeos destacados