“Tratamos de crear un diseño intuitivo y coherente en cuanto a forma y función, acompañado de una estética original y atractiva”

Alumnos de Diseño se han enfrentado a un reto que les propuso la empresa Okoru

Descripcion de la imagen
Distintas fases de plegado del proyecto Gazelle. FOTO: Cedida.

15/05/2019 Servicio de Comunicación

Varios alumnos del grado de Diseño de Tecnun se han enfrentado recientemente a un reto que les presentó la empresa Okoru. Su trabajo consistía en mejorar los últimos 100 metros del trayecto de uso de un scooter eléctrico. “Para ello, partimos de un diseño de la empresa, analizamos tanto el producto y el mercado de la movilidad eléctrica como el usuario y su entorno y, con las conclusiones obtenidas, definimos el challenge específico que íbamos a tratar de resolver”, relata la alumna Garoa Gómez.

Este proyecto ha sido el trabajo principal de la asignatura Taller de Diseño III, que imparte Adrián Larripa, profesor adjunto que tiene su propio estudio de diseño, BigD design. La propuesta que realizó Garoa Gómez y su equipo se llama Gazelle, y presenta mejoras en tres aspectos principales del scooter: el plegado y su enganche y en el transporte. “Tratamos de crear un diseño intuitivo y coherente en cuanto a forma y función acompañado de una estética original y atractiva”. 

El trabajo de Garoa y su equipo, también compuesto por Ander Aramburu Garcia, Iñigo Puerta Uranga y Ainhoa Irigoien Eizaguirre ha sido destacado porque han realizado un proyecto completo y detallado, siguiendo todos los pasos de creación, hasta llegar a una propuesta final sólida y consistente en prototipado. “La solución que damos tiene una rápida incorporación en el mercado”, subraya Garoa. 

Además del trabajo grupal, los alumnos también tenían que presentar otro proyecto individual. “Había otros cinco retos entre los que tuvimos que elegir uno para resolver de forma individual. Todos ellos hacían referencia a las diferentes marcas que comercializa Okoru. “En concreto, los retos que elegimos nosotros estaban relacionados con el jardín: uno consistía en desarrollar soluciones de sombra alternativas y el otro en plantear un nuevo concepto de caseta de almacenaje”, sostiene Garoa Gómez.

“Con este trabajo, hemos aprendido a resolver un problema en profundidad, a enfocar el reto en base a la investigación realizada y las necesidades detectadas. Además, al tener que realizar muchas tareas simultáneamente, hemos tenido que organizarnos bien como equipo. La mayoría de los trabajos que realizamos son en colaboración con empresas. Esto nos da la oportunidad de tener un primer contacto con el mundo laboral, y ver qué es lo que esperan las empresas de nosotros, los diseñadores industriales”. 

Vídeos destacados