La Universidad celebra la apertura del curso 2018/2019

El profesor de Tecnun, Pedro Crespo, pronunció la lección inaugural “Del Bit de Información al Bit Cuántico: Una historia de las Telecomunicaciones”

Descripcion de la imagen
Los doctores de Tecnun, con Pedro Crespo en medio (de rojo). FOTO: Cedida.

10/09/2018 Servicio de Comunicación

“Somos una Universidad que quiere tener empatía y que aspira a ofrecer proyectos con beneficio social”, afirmó el rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Sánchez Tabernero, durante el acto oficial de la apertura del curso 2018-2019, que tuvo lugar el pasado viernes en Pamplona.

“En la Universidad de Navarra, la empatía tiene primero una dimensión interna, que consiste en la capacidad de entendimiento entre facultades, servicios, departamentos y centros de investigación. Pero la empatía externa también resulta crucial”, señaló el rector. Un buen ejemplo de ello, dijo, es el IDISNA, el Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra.

“El proceso de gestación ha resultado algo tortuoso, pero tras varios años de trabajo está a punto de acreditarse una institución que integra al Complejo Hospitalario de Navarra, la Clínica Universidad de Navarra, el CIMA, Navarrabiomed y las áreas biomédicas de la Universidad Pública de Navarra y de la Universidad de Navarra”.

El resultado, agregó, será una “potente” red de equipos de investigación con profesionales de los ámbitos público y privado, que conseguirán más recursos para sus trabajos de investigación y “que producirán ciencia al servicio de la salud de todos los ciudadanos”.

Según dijo en su discurso, “las instituciones que pretenden lograr un impacto social relevante no pueden trabajar de modo aislado, sin contar con la colaboración de otras muchas personas y entidades. Ciertamente, no podemos entendernos con todos, porque algunas personas asumen conductas violentas o actitudes destructivas y antisociales. Pero no son mayoría. Siempre tenemos oportunidades de conectar, de llegar a acuerdos, de compartir tareas, de emprender proyectos colaborativos”.

Además de un paradigma de empatía, el rector se refirió al IDISNA como un ejemplo de la puesta en marcha de proyectos para servir a la sociedad, uno de los objetivos principales de la institución académica. Y junto a esta iniciativa, destacó la innovación docente, la oferta de posgrado y la nueva sede del Museo de Ciencias. “Hoy puedo asegurar que el ritmo de lanzamiento de nuevos proyectos no va a disminuir. Tenemos un buen número de ideas en fase de análisis y otras que iniciaremos próximamente”, destacó.

También detalló otros acontecimientos importantes del curso 17-18, como la inauguración del campus de Madrid, que incluye el nuevo edificio de la Clínica -con 570 empleados y más de 25.000 consultas desde su apertura- y el Edificio Alumni, que se inaugurará oficialmente el 4 de octubre. “Estamos convencidos de que el nuevo campus de Madrid aumentará nuestra notoriedad y reputación y, por tanto, contribuirá al fortalecimiento del campus de Pamplona”, incidió.

Del mismo modo, destacó el proceso de internacionalización, que sigue aumentando. Según los datos del curso pasado, “el 24% de los alumnos de primer curso proviene de fuera de España, así como el 41% de los alumnos de máster y el 30% de los alumnos de doctorado. Estos porcentajes tan elevados han enriquecido la experiencia de los estudiantes, que se preparan para trabajar en un mundo global”.

El rector concluyó agradeciendo a todos los empleados su trabajo y también el esfuerzo de los que apoyan a la Universidad, particularmente los graduados y la Asociación de Amigos que, junto con otros benefactores, aportaron el curso pasado “22 millones de euros para investigación, becas y otros proyectos”.

La apertura comenzó con una concelebración eucarística, presidida por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez. A continuación, el acto académico se inició con el desfile del cortejo hasta el Aula Magna, en el que participaron más de 250 doctores, y la posterior lectura del resumen de la memoria del curso pasado, a cargo del secretario general, Gonzalo Robles.

A continuación, el profesor Pedro Crespo, de la Escuela Superior de Ingenieros de San Sebastián, pronunció la lección inaugural “Del Bit de Información al Bit Cuántico: Una historia de las Telecomunicaciones”. El catedrático en Teoría de la Señal y Comunicaciones resaltó la influencia social que ha tenido en los últimos tiempos la tecnología de las Telecomunicaciones e Información. “En los últimos 50 años el comportamiento social se ha visto influido por esta disciplina científica. Es decir, por todas aquellas teorías y sistemas que posibilitan la transmisión de información entre personas, personas y máquinas o entre máquinas, como el internet de las cosas”.    
       
Pedro Crespo, que desarrolló los primeros prototipos de ADSL en los años 80, hizo un breve recorrido de la historia de las tecnologías de las telecomunicaciones e información de la mano de Claude Shannon, el padre de esta Teoría: “En un momento de cambio en el paradigma de las telecomunicaciones Shannon descubrió cómo los algoritmos matemáticos son vitales para nuestra sociedad de la información”, sostuvo el profesor de Tecnun, que desarrolla su investigación en este campo.

Vídeos destacados