“Lo que más valoro del máster es la visión práctica que me ha aportado”

Sara Arietaleaniz buscaba un máster que le permitiera dejar “varios frentes abiertos” y se decantó por el de Ingeniería Biomédica de Tecnun

Descripcion de la imagen
Sara Arietaleaniz. FOTO: Cedida

13/06/2018 Servicio de Comunicación

Sara Arietaleaniz estudió la rama de Tecnologías Biomédicas del Máster en Ingeniería Biomédica. Buscaba un máster que le permitiera dejar varios frentes abiertos, pero que al mismo tiempo le permitiera sentar las bases adquiridas durante el grado en Ingeniería Biomédica “y utilizarlas para conocer y comprender el potencial de la unión de la ingeniería con las ciencias de la salud”.

Sara decidió hacer el máster en Tecnun “por la oportunidad de acercarme más a centros de referencia como el CIMA y la Clínica Universitaria, así como al Hospital Donostia o a CIC Nanogune, y poder aprender de personal docente con amplia experiencia en sus respectivas áreas en un entorno cercano y de confianza”.

Lo que más valora ella del máster es la visión práctica que le ha aportado. “El máster me dio más confianza en mí misma”, asegura esta antigua alumna de Tecnun. Además, también le sirvió para realizar el proyecto fin de máster en KIRO GRIFOLS -en su día la empresa se llamaba KIRO Robotics-. Sara habló con Maite Mujika, en su momento directora del máster, para comentarle que estaba interesada en hacer el proyecto en esa empresa. “Fue ella la que se puso en contacto con KIRO y, al poco tiempo, me llamaron para hacer una entrevista. Había una antigua alumna del mismo máster trabajando ya allí, y la verdad es que gracias a las dos mi entrada en KIRO fue más sencilla”, recuerda.

Una vez terminado el proyecto fin de máster en KIRO GRIFOLS, a Sara le ofrecieron quedarse a trabajar, y aceptó la propuesta. Y en la actualidad sigue en la misma empresa en la que entró para hacer el proyecto fin de máster. “Es una compañía joven y exigente que se dedica a la automatización de procesos de farmacia hospitalaria. Tenemos un producto en el mercado llamado KIRO Oncology que prepara medicación citotóxica para tratamientos de quimioterapia”, explica Sara.

La ingeniera biomédica de Tecnun trabaja con un equipo desarrollando un nuevo dispositivo médico para la automatización de preparaciones intravenosas no citotóxicas en un entorno aséptico. “Mi labor concreta consiste en hacer que el proyecto de diseño sea acorde a la normativa aplicable y poder así, entre todos, sacar un producto seguro tanto para el usuario como para el paciente, y que al mismo tiempo responda a las necesidades del mercado”.

Sara tiene claro que recomendaría el máster a “todos aquellos que no busquen especializarse mucho en un tema concreto, deseen dejar varios frentes abiertos y que quieran tener una visión práctica de lo estudiado durante el grado”. Por otro lado, el proyecto fin de máster es una forma atractiva de acercarte al mundo laboral, “o a la tesis doctoral para los que así lo deseen”, abunda la antigua alumna de la Escuela de Ingenieros.

Lo que más destacaría ella del máster es “la cantidad de cosas que nos han permitido ver e incluso en ocasiones experimentar: desde operaciones de implantes en quirófano, hasta 'cuidar' células y ver las entrañas del equipo de radioterapia de la CUN, por ejemplo”. Sin olvidarse de las ganas del personal docente por transmitir su conocimiento y “su predisposición a responder cualquier inquietud que nos pudiera surgir al respecto, por muy tonta que pareciese”.

Y de su paso por Tecnun en general, Sara se queda con las personas conocidas a lo largo del camino, con la cultura del compañerismo y el trabajo bien hecho. “En nuestro año estábamos solo siete personas cursando el máster y fue un lujo poder recibir clases de grandes profesionales en un ambiente acogedor y de confianza. Hicimos mucha piña entre nosotros porque pasábamos todo el día juntos”.

Vídeos destacados