“Estoy rodeado de cocos, y de esta gente se aprende mucho”

El antiguo alumno Luis Alarcón está realizando su Proyecto de Fin de Master en el Stanford Linear Accelerator Center

Descripcion de la imagen
Luis Alarcón junto al puente Golden Gate de San Francisco. FOTO: Cedida

03/12/2018 Servicio de Comunicación

El antiguo alumno Luis Alarcón está realizando su Proyecto de Fin de Master de Ingeniería Industrial en el Stanford Linear Accelerator Center (SLAC). Se trata de un ‘National Lab’ del Departamento de Energía de los Estados Unidos que está ligado a Stanford University y cuenta con un gran acelerador de partículas que lo hace muy famoso “y atractivo para trabajar en él”, tal y como reconoce Alarcón. “Aquí hay muchísimas líneas de investigación y yo estoy en el Departamento de Ingeniería Mecánica”, apostilla.

Luis llegó a EEUU a principios de septiembre y volverá a España en mayo. “A la vuelta tendré que defender el Proyecto en Tecnun”, sostiene este antiguo alumno de la Escuela, que está encantado de poder trabajar en un centro de tanto prestigio. “Es muy curioso que aquí a todo le ponen acrónimos. En la primera reunión con mi grupo de trabajo empezaron a hablar utilizando tantos acrónimos que yo sólo los apuntaba para buscar después lo que eran; no me enteraba de nada”, recuerda divertido. 

En cuanto a las diferencias que se ha encontrado entre vivir en San Francisco y en San Sebastián, Luis lo tiene claro. No ha sido ni las instalaciones, ni la investigación: “Lo que más me ha sorprendido es la lluvia, no ha llovido desde que he llegado”, exclama el joven cordobés. “Es verdad que en Córdoba era igual, pero tanto tiempo en San Sebastian me había hecho olvidar que no llueve en todo el mundo”, exclama entre carcajadas. 

“Además, la gente es súper independiente y para mí, que soy todo lo contrario, es lo que más me ha llamado la atención. Por ejemplo, aquí es normal comer mirando al ordenador, mientras que en Tecnun esperábamos para ir a la cafetería y estar ahí al menos una hora comiendo y hablando con quien fuera”. 

Sin embargo, al igual que en Tecnun, en Stanford también hay miles de actividades de todo tipo. “Aquí los deportes se promueven mucho y es muy típico quedar para ir a ver un partido de soccer, de fútbol americano, o de basket... Es parte de la cultura”, explica Alarcón

Otra cosa que le ha llamado la atención es que no se promueve tanto el voluntariado. “Sí que puedes apuntarte para limpiar parques y cosas así, pero en Tecnun yo solía ir a ASPACE y busqué algo parecido al llegar, sin mucho éxito. Al final he encontrado unas monjitas de la Madre Teresa que tienen casa en San Francisco y hacen un gran trabajo”.

Luis está encantado con su experiencia americana. “Desde que llegué, cada día he tenido la oportunidad de superarme en algo nuevo”. El idioma y el trabajo han sido sus retos más grandes. “Este es mi primer trabajo y es también la primera vez que vivo tanto tiempo fuera de España”, así que es un doble reto. Además, considera muy positivo poder estar en una de las mejores universidades del mundo. “Eso se valora mucho profesionalmente, y yo tengo la oportunidad de trabajar con personas que tienen mucha experiencia”. Alarcón reconoce que aprende de todo; de la manera de intervenir en reuniones, de prepararlas, de sacar conclusiones, etc.

Silicon Valley es el área de las startups. Cada vez que salgo a tomar una cerveza conozco a alguien nuevo que tiene una historia que contar. Estoy rodeado de cocos, y de esta gente se aprende mucho”, explica este Alumni Tecnun, que asegura que la experiencia le está ayudando a madurar en distintos aspectos de su vida.

Por último, Luis no se olvida de la Escuela. “Yo estoy aquí gracias a la oportunidad que me ha dado Tecnun. No habría conseguido algo así por mi cuenta nunca, así que estoy muy agradecido. Y si estoy así de bien es gracias a mi familia, amigos y profesores, que no dejan de apoyarme ni un momento, aunque tengamos nueve horas de diferencia”, concluye Alarcón.

Vídeos destacados