“Encuentro con Dios”

El capellán de Tecnun, don Emilio Fuertes, escribe un artículo con motivo del 90 aniversario de la fundación del Opus Dei

Don Emilio Fuertes.
FOTO: Servicio de Comunicación

02/10/2018 Servicio de Comunicación.

Reproducimos a continuación el artículo de opinión publicado en EL DIARIO VASCO por el capellán de Tecnun, don Emilio Fuertes, con motivo del 90 aniversario de la fundación del Opus Dei.

“El 2 de octubre de 2018 se cumplen 90 años de la fundación del Opus Dei. El mismo día de 1928, en Madrid, Josemaría Escrivá comenzaba a impulsar esta nueva institución de la Iglesia Católica. Ahora, a los 90 años, el Opus Dei alcanza precisamente los 90.000 miembros. Aquel día Josemaría Escrivá finalizó once años de espera, de búsqueda, de indagaciones, y de pedir a Dios con insistencia: «Señor, haz que vea qué quieres de mí». Desde los 15 años había querido saber cómo responder a la gran inquietud que Dios había puesto en su vida. Josemaría Escrivá lo supo, siendo ya sacerdote, a los 26 años.

En esos once años previos, que van desde los 15 a los 26 -un tiempo esencial en la formación de una persona-, se forjó su madurez humana, espiritual y profesional. Estudió Derecho Civil, y Filosofía y Teología eclesiásticas. Trabajó intensamente como profesor y como sacerdote: formador en el Seminario de Zaragoza, párroco de un pueblo, cura que atiende enfermos, ayudó a otros sacerdotes, preparó a centenares de niños para la Primera Comunión. Once años en los que sufrió mucho dolor, soledad, la muerte de seres queridos, y una gran pobreza económica que no consiguió disimular. Once años de maduración humana y espiritual.

Y entonces, aquel día, durante unas jornadas de oración y retiro en Madrid aparece el Opus Dei: «Recibí -escribe- la iluminación sobre toda la Obra, mientras leía aquellos papeles (que contenían anotaciones de su oración de esos años pasados). Conmovido me arrodillé -estaba solo en mi cuarto, entre plática y plática- di gracias al Señor».

¿Cuál era el centro de esa iluminación? Que la vida ordinaria -el trabajo, las relaciones con la familia y los amigos, la lucha diaria, las preocupaciones, etc- tiene que ser el lugar de encuentro con Dios, el lugar de la santificación… ser alguien que deja rastro en el mundo y que lo mejorar no es solo para unos pocos elegidos. «Se han abierto los caminos divinos de la tierra…», repetía a menudo. Es preciso «hacer endecasílabos -versos heroicos- de la prosa de cada día», decía para explicar esa idea. Las ideas del evangelio son plenamente actuales, se trata de aplicar hoy las ideas esenciales del Evangelio sin edulcorarlas…

Dicho con sus palabras, este es el mensaje central: Hijos míos, allí donde están vuestros hermanos los hombres, allí donde están vuestras aspiraciones, vuestro trabajo, vuestros amores, allí está el sitio de vuestro encuentro cotidiano con Cristo. Es, en medio de las cosas más materiales de la tierra, donde debemos santificarnos, sirviendo a Dios y a todos los hombres.

Tomarse a Dios en serio en la vida diaria, nos llena de alegría, nos empuja a servir, nos exige trabajar muy bien… sin edulcorar el mensaje de Jesús. Lo decía entre bromas un escritor: «si la religión católica fuese el opio del pueblo, como insistió Marx, el Opus Dei sería heroína pura».

Cuando le preguntaban por qué había fundado el Opus Dei, Josemaría Escrivá contestaba con frecuencia que él no era un fundador, él era un instrumento, y tenía la profunda convicción de que Dios se sirvió de él -pecador y lleno de errores- como de un utensilio desproporcionado.

En estos 90 años han tenido lugar algunos hechos fundamentales: la muerte del fundador en 1975, su canonización en el año 2002, la beatificación de su sucesor, y la aprobación como Prelatura Personal de la Iglesia católica en 1982. En este tiempo ha llegado hasta los cinco continentes, y está firmemente anclado en países como Estados Unidos, México, Nigeria o Australia.

En Donostia, el Opus Dei está presente desde el año 1955, y algunos donostiarras muy conocidos se incorporaron a la Obra en estos años, como Jesús Urteaga (sacerdote muy popular en su momento, ya fallecido), José Luis Olaizola (novelista y autor conocido) o el atleta Pipe Areta, olímpico en Roma y Tokio y plusmarquista nacional de triple salto durante muchos años. Los Colegios Mayores Ayete y Jaizkibel, y la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra (Tecnun) son algunas de las instituciones fruto de la actividad del Opus Dei en San Sebastián.

La vida de una institución es como el cauce de un río. Comienza con saltos vistosos y saltarines, para dar paso a la serenidad del curso medio, algunas etapas de meandros y ocasionales saltos de altura en los que el agua se precipita con fuerza. El Opus Dei se aproxima al primer centenario atravesando una cultura postcristiana que no parece necesitar ni a Dios, ni a la Iglesia. ¿Cuál es entonces su misión? ¿Puede aportar algo? Puede aportar esa visión esperanzada, ilusionada y exigente del mensaje de Cristo en la vida ordinaria. Puede ayudar a las personas a convertir la vida ordinaria, la prosa de hoy, en endecasílabos heroicos llenos de alegría y servicio.

Vídeos destacados