“Jugando un partido sabía que íbamos a hacer mucho bien”

Asier Alberro, Tecnun´12, participó en el partido de cesta en beneficio de la asociación Aspanogi el pasado 9 de julio

Descripcion de la imagen
FOTO: Cedida

13/07/2017 Servicio de Comunicación

El donostiarra y antiguo alumno en Ingeniería Industrial de Tecnun, Asier Alberro, ha vivido muy de cerca la historia de Sara, una niña ordiziarra de 3 años a la que le diagnosticaron un cáncer poco común: apenas llega a un caso al año en todo el mundo.

Su hermano Unai fue el enfermero de la pequeña en el Hospital Onkologikoa el pasado año. Entre ellos surgió “un flechazo”. Así lo cuenta con orgullo Asier: “Sara se quedó enamorada de mi hermano”. Unai les hablaba de Sara en los encuentros familiares. “Nos contaba que cuando llegaba al hospital y la niña le veía, se metía sola en la cama, se tapaba hasta arriba, dejando libre solo el brazo, para que Unai pudiera darle la quimioterapia”. El vínculo entre Unai y Sara se fortaleció con los días. “Si él no iba, la niña preguntaba a los enfermeros que por qué no había bajado”.

La historia de Sara caló en la familia Alberro, y, a raíz de un artículo del Diario Vasco, en el que la madre de la pequeña confesaba que la niña “se les había enamorado del enfermero”, el padre de Asier planteó la posibilidad de organizar un partido benéfico para colaborar con Aspanogi, Asociación de Padres de Niños Oncólogicos de Gipuzkoa, a la que pertenecen los padres de Sara. 

Esta entidad tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los niños afectados de cáncer y de sus familias y tratan de atender sus necesidades desde el momento en que se diagnostica la enfermedad. “Jugando un partido sabía que íbamos a hacer mucho bien a los niños con cáncer”, relata el antiguo alumno de Tecnun.  “También a las familias, quienes tienes un problemón enorme con el drama que supone que sus hijos padezcan cáncer”, continúa.
La organización del partido ha sido “un proyecto familiar”. Quisieron sumar su gota aprovechando la afición por la cesta, deporte de origen vasco, que los hermanos Alberro practican desde hace muchos años. 

El pasado 9 de julio los resultados del partido superaron las expectativas de la familia. También de la propia asociación. El juego, que enfrentó a Unai (con camiseta azul) y a su hermano Asier (de rosa) formando pareja con los pelotaris Gotzon Enbil y Mikel Egiguren, finalizó con un 28-30 a favor de los azules.

 “Nunca habían sentido tanto apoyo ni vivido una historia así”, confiesa Asier, refiriéndose a Aspanogi. La entidad ha ganado visibilidad y los resultados han superado sus expectativas, pues el frontón Carmelo Balda se llenó de aficionados motivados por la causa. 

Además, y tal como cuenta el joven ingeniero, antes del partido, y solo con el dinero recaudado gracias a la “Fila 0”, obtuvieron 7.000 euros en beneficio integro de esta asociación. Tras el partido, los beneficios ascendieron a 15.000 euros aproximadamente. 

Asier, asombrado aún por los resultados obtenidos, adelanta que se plantean convertir este partido en una tradición que se repita cada año en favor de los niños con cáncer de Gipuzkoa.

Vídeos destacados