“Espero y creo que podremos luchar en la primera división el año que viene”

Martin Lukas Leturia es el segundo capitán del equipo de baloncesto de Tecnun, que termina la temporada ascendiendo a la Primera División Masculina del País Vasco

Descripcion de la imagen
Martín Lukas
FOTO: Cedida

06/06/2017 Servicio de Comunicación

Martin Lukas Leturia, donostiarra, deportista y amante de la música. Desde hace 3 años estudia en Tecnun Ingeniería de Diseño Industrial. Martin se unió al equipo de Baloncesto de la Escuela el año pasado, pues hacerlo en Tecnun, le permitía no “tener que moverse de la Universidad para ir a los entrenamientos”. Ahora, es el segundo capitán del equipo, y en él participan 11 jóvenes más entre 20 y 30 años: 5 son alumni Tecnun, y hay a su vez dos estudiantes y compañeros suyos de la Escuela.  

¿Por qué ingeniería?

Como la mayoría de estudiantes, llegué con muchas dudas al final de la etapa escolar. Realmente no había muchas cosas que me llamaran la atención más allá del deporte y la música, pero me di cuenta de que me solía fijar mucho en el diseño de las cosas, en cómo estaban hechas. Es por eso que, cuando vi que en Tecnun tenía la oportunidad de estudiar el grado de Ingeniería de Diseño Industrial, decidí lanzarme. No sabía mucho sobre la Universidad pero conocí la carrera y me convenció, tanto por la ubicación, como por el nivel de aprendizaje que podía llegar a tener aquí.

Futuro ingeniero y deportista ¿Cómo compaginas el deporte con los estudios?

Teniendo en cuenta que la posibilidad de compaginar los estudios y el deporte fue una de las razones por las que me uní al equipo, tuve que ponerme serio con eso. Realmente no me cuesta tanto ya que los entrenamientos son a última hora y los partidos solo nos quitan una tarde a la semana, y si jugamos en casa, ni eso.  Solemos entrenar tres días a la semana, sobre una hora y media, y en Tecnun.

¿Qué es lo que más te gusta de este deporte?

Llevo jugando a baloncesto desde primaria, es mi deporte favorito. Es intenso y requiere mucha concentración. Puede que eso sea lo que más me gusta.

Y, ¿cómo ha ido la temporada?

La verdad es que después de sufrir algunas derrotas dolorosas –en marzo, cuando se enfrentaban al tramo final de temporada- pasamos por un momento en el que debíamos concentrarnos y fijar nuestro objetivo, que era si no quedar primeros, clasificarnos para la Final Four. Hace unas semanas tuvo lugar la Final Four en Urretxu, y tras un duro fin de semana conseguimos ganar y ascender a la Primera división masculina del País Vasco.

¿Qué supuso esta victoria para el equipo?

Un objetivo cumplido. Cuando practicas un deporte creo que siempre hay que proponerse metas, nuevos objetivos. El nuestro de esta temporada era el ascenso a primera. Es por eso que nos vamos con muy buen sabor de boca después del trabajo hecho durante toda la temporada. Siempre es gratificante superar retos y lograr nuevos objetivos.

¿Cómo lo celebrasteis?

El mismo día del ascenso no pudimos celebrarlo en condiciones puesto que era domingo y volvíamos algo tarde a Donosti. Pero el sábado pasado tuvimos una cena donde recordamos la Final Four y lo celebramos como nos gusta, en equipo.

Me imagino que el equipo habrá pasado momentos difíciles…

Sí. Sabíamos que, aunque hubiéramos tenido un comienzo cómodo de temporada, no iba a ser fácil, y más añadiendo los cambios en la plantilla de mitad de temporada.  Creo que una de las características que nos define como equipo es nuestro afán de superación. Siempre se ha mantenido vivo el objetivo que teníamos en mente. Hasta que lo hemos conseguido. Ahora, a por otro, el año que viene.

¿Y qué esperas del futuro del equipo?

La verdad es que espero y creo que podremos luchar en la primera división el año que viene. Como somos estudiantes, tenemos difícil mantener una regularidad total en cuanto a jugadores. Por ejemplo, este año tuvimos un par de bajas y nuevas incorporaciones a mitad de temporada, pero supimos adaptarnos.

 ¿Cómo es la relación entre los compañeros?

La verdad es que la relación es muy buena. Jugar en un equipo siempre une. Creo que hemos creado un buen grupo. En el último entrenamiento, aparte de preparar el partido de semifinal, hicimos un ejercicio que nos dio un empujón para el fin de semana. Antes de salir a los dos últimos partidos recuerdo que estábamos en el vestuario concienciándonos, entró el entrenador, nos dio la última charla, nos puso un vídeo y gritamos: Bat, bi, hiru, equipo! Era nuestra oportunidad y la aprovechamos. Creo que ha sido esta última semana cuando más unidos hemos estado, como debía ser.

¿Crees que este deporte facilita el vínculo entre vosotros? 

Sí, sin duda. Todo el tiempo que uno está en la cancha, en el vestuario, en los viajes en autobús, en nuestro caso creo que han fortalecido la relación entre nosotros. Y creo que luego eso se transmite a la hora de jugar, se nota.

Vídeos destacados