“Confío en poder ayudar y servir a la preparación humana, espiritual y profesional de todos”

El nuevo Capellán del Campus Tecnológico, D. Emilio Fuertes, oficia la misa de inicio de curso en Ibaeta y Miramón

D.Emilio
FOTO: Cedida

06/09/2017 Servicio de Comunicación

D. Emilio Fuertes nació en Pontearas, un pueblo cercano a Vigo, y famoso por las alfombras de flores que confeccionan para la procesión del Corpus Christi. Así lo define el nuevo capellán de Tecnun. Estudió Filosofía y Letras en Valladolid y Santiago de Compostela, aunque cuenta que siempre se ha sentido cómodo en asignaturas de ciencias. De hecho, sus profesores le recomendaban estudiar Ingeniería en Telecomunicaciones, pero él, se decantó por las Humanidades. 

A sus 48 años, en el 2004, tras años de reflexión y muy acompañado por la oración de sus amigos y familiares, dio el salto espiritual de hacerse sacerdote: “Fue un salto alegre, en Roma, junto a otros 40 profesionales de todo el mundo”. D. Emilio ha sido capellán de Derecho y profesor del antiguo IAE, en la Universidad de Navarra, y durante 11 años ha trabajado en la Cancillería.

Ahora, se incorpora con ilusión a Tecnun, a este mundo de ingenieros al que no llegó a acercarse cuando era joven: “La Universidad es una pasión porque la considero un medio necesario -quizá el más eficaz- para mejorar las cosas en el mundo”.

¿Con qué “sabor” se ha despedido de Pamplona?

Me parece que no me he despedido, porque seguimos en el mismo proyecto, y no solo estamos cerca desde el punto de vista geográfico, sino participando de una gran tarea educacional y formativa de amplio alcance. Pamplona es una gran ciudad, y San Sebastián también, aunque supera a Pamplona en un punto esencial: el mar. 

¿Cuál va a ser su labor en la Escuela?

Confío en poder ayudar y servir a la preparación humana, espiritual y profesional de todos, alumnos, profesores y de todos los profesionales que trabajan en el Ceit-Ik4 y en Tecnun. Confío, como ya ha sucedido, en que me reciban con la misma cordialidad y confianza que a los demás capellanes y profesores.

¿Qué espera de esta nueva aventura en Tecnun?

Espero ayudar a todos a vivir más alegres y seguros en un momento histórico complejo por razones muy diversas. Es el momento de los ingenieros: hoy todo se puede hacer, todo se puede lograr. Se trata de que eso que es posible hacer, ayude a las personas a ser más personas, y no solo a estar más cómodas y ser más eficientes.

¿Y de vivir en el Colegio Mayor Ayete?  

Ayete es una parte esencial del proyecto y de la misión de la Universidad de Navarra, y por lo tanto, los objetivos no difieren. Sin embargo, un Colegio Mayor tiene una enorme ventaja pedagógica y formativa: la misma convivencia diaria es formativa, es iluminadora, es universitaria, es amplificadora de las mentes de alumnos y profesores.  

¿Qué cree que puede aportar a los alumnos y profesores?

Me parece que puedo aportar sobre todo lo que aporta un sacerdote, aunque tenga muchas deficiencias: recordar con su presencia que Dios sigue ahí, atento, deseando ayudarnos y empujarnos. Que, a pesar de los problemas del momento, el futuro es esperanzador. Por otra parte, mi dedicación prioritaria a las humanidades, espero que ayude a formar ingenieros atentos en primar a la persona humana y a sus necesidades.

¿Cuál cree que es la principal misión de un sacerdote en la Universidad?

En mi opinión, la tarea esencial del sacerdote en la Universidad es recordar que Cristo vive, que no es un personaje que vivió y nos dejó una doctrina estupenda, sino que vive realmente ahora y nos acompaña.

¿Qué mensaje lanzaría a los alumnos y al personal de la Escuela?

Me gustaría hacerles llegar a todos una idea muy sencilla: estamos en una institución de gran trascendencia, en la que las deficiencias existen como en todas partes, pero con un gran potencial transformador si conseguimos trabajar con unidad. Cuando pones la mirada en Tecnun desde la distancia, ves una gran solidez, un gran proyecto. Después, al acercarte, también ves defectos, pero la persona sensata debe saber que predomina sobre todo la magnitud, la grandeza y la fuerza del proyecto, por encima de los errores personales. 

Vídeos destacados