Matemáticas que mejoran la puntería contra el cáncer de hígado

Ingenieros de Tecnun aplican la mecánica de fluidos al ámbito de la medicina para mejorar el tratamiento del cáncer

Descripcion de la imagen
El doctorando Julio Ortega y el director de Tecnun, Raúl Antón, dos de los investigadores del proyecto FOTO: Servicio de Comunicación

04/02/2018 Servicio de Comunicación

El cáncer de hígado supone la segunda causa de muerte por cáncer en el mundo. “Hay tumores hepáticos que no se pueden operar”, explica Jorge Aramburu, zarauztarra e ingeniero del Departamento de Ingeniería Mecánica y Materiales de Tecnun, que, junto al director de la Escuela de Ingenieros, Raúl Antón, y al doctorando Julio Ortega, investiga cómo mejorar el tratamiento contra el cáncer de hígado optimizando la técnica de la radioembolización.

“Este tratamiento novedoso, aplicable tanto en las etapas iniciales como avanzadas de la enfermedad, es seguro y eficaz, y una alternativa para los tumores que no se pueden operar o someter a otras técnicas más agresivas”, destaca Aramburu.

La radioembolización consiste en introducir, por medio de un catéter situado en la arteria hepática, unas microesferas radioactivas en el torrente sanguíneo. Así, “se consigue irradiar el tumor desde dentro”, continúa el experto de la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra en Donostia. 

Jorge Aramburu, investigador principal del proyecto

La sangre que circula por la arteria hepática es la principal fuente de alimentación de las células cancerígenas del hígado”, apunta Raul Antón, director del centro universitario. Gracias a la microesferas, tal y como explican los ingenieros, se bloquean las arterias hepáticas más pequeñas que alimentan el tumor y se ayuda a eliminar las células cancerosas. “Las células sanas del hígado apenas se ven afectadas, ya que se abastecen principalmente de la sangre proveniente de la vena porta”, aclara Antón.

Los ingenieros del Departamento de Ingeniería Mecánica y Materiales analizan la radioembolización desde el punto de vista de la mecánica de fluidos. Estudian, por ejemplo, cómo influye la variación de algunos parámetros del tratamiento —como la posición del catéter o la velocidad de inyección de las microesferas— en la radiación del tumor de cada paciente. Esto permite determinar qué parámetros son los más influyentes en cuanto a eficacia y seguridad, y también realizar de manera virtual un pretratamiento para conocer el camino que recorrerían las microesferas en cada caso concreto. 

A través de simulaciones numéricas los expertos observan “cuál es la dinámica de las microesferas en el flujo sanguíneo, cómo interactúan las microesferas y la sangre y adónde van a parar, para ofrecer con éxito el tratamiento de radioembolización y de manera personalizada”, expone el doctorando Julio Ortega.

Tecnun colabora de esta manera con el Servicio de Radiología de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), centro de referencia a nivel europeo en la administración de este tratamiento, con más de 300 tratamientos realizados. “En última instancia consiste en aplicar la mecánica de fluidos a la medicina. Dicho de una manera muy resumida y simplificada, es como si estudiaras el flujo del agua de una tubería que tiene arena”, concluye Aramburu.

Vídeos destacados