“Tenemos que abrazar nuestros errores”

Hasier Larrea (Tecnun´11) hizo la entrega de diplomas a los alumnos del Fostering Talent

01/01/1970 Servicio de Comunicación

Han pasado 6 años desde que Hasier puso un pie en el Media Lab del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) para realizar su proyecto de fin de carrera. Llegó a Boston con la idea de diseñar el hogar del futuro. Un lugar que fuera capaz de adaptarse a las necesidades de las personas que lo habitan. Y lo ha conseguido, al crear, lo que él llama “muebles con superpoderes” que cambian la estructura de una casa con un botón, un gesto o el timbre de voz. Ahora, con 28 años, se incluye en la lista de los 30 ingenieros menores de treinta años que están reinventando la industria, según la revista ´Forbes”. 

El joven donostiarra visitó ayer la Escuela: se encontró con antiguos profesores y compañeros e impartió una sesión explicando el inicio de su trayectoria profesional y el proceso de investigación realizado. La charla actuó, además, como cierre del curso del Fostering Talent, programa de excelencia de alumnos de alto rendimiento académico. Hasier fue el encargado de entregar el diploma a los 17 estudiantes inscritos por el buen trabajo realizado durante los últimos dos años.

Hasier aportó pasión y enormes lecciones a los allí presentes e incidió en la importancia de la constancia, el esfuerzo y el afán de superación. “Parece que soy el hijo pródigo”, dijo Hasier entre risas, refiriéndose a su visita a Donosti. “Pero no hay que caer en la autocomplacencia, siempre hay un nuevo reto doblando la esquina”.

Para Hasier el fracaso es una medalla de honor.  “Tenemos que abrazar nuestros errores”. Reconoció sentirse “avergonzado” de sus primeros logros y añadió: “Pero qué importante es que exista esa primera idea que me avergüenza”. Sin eso, no existiría Ori, la empresa que ha fundado hace un año y medio y que le convierte en un revolucionario de la industria inmobiliaria.

Vídeos destacados