Innovación y profesionalización en la empresa familiar

Por Juan Repiso Arteche (TECNUN'96), Director Ejecutivo de Baratz

Innovación y profesionalización en la empresa familiar

Interrogantes sobre las empresas familiares

En mi vida profesional he trabajado en empresas tecnológicas multinacionales y desde hace más de seis años trabajo en una empresa mediana y familiar. A través de este artículo voy a tratar de explicar y proponer algunos interrogantes sobre cómo el éxito de las empresas medianas y familiares tienen el reto de conseguir no solo sobrevivir sino mejorar en una economía global en el sector tecnológico.

Innovación en la empresa familiarLa empresa en la que trabajo es una empresa de 25 años de experiencia, con un modelo de éxito en el desarrollo de software de gestión en instituciones y clientes relacionados con las bases de datos documentales, origen de los sistemas informáticos que gestionan bibliotecas, archivos y centros de documentación. Es una empresa que comenzó con una idea sobre el tratamiento de la información indexando la información de medios de comunicación y ofreciéndola a clientes en modo on line. A partir de este tratamiento se fueron diseñando aplicaciones características de gestión para bibliotecas y archivos en modo cliente servidor para, posteriormente en los años dos mil, comenzar con sistemas de gestión para redes a través de arquitectura web.

Este modelo de éxito se inició por una idea que fue desarrollada por un equipo de 20 personas hasta el día de hoy con mas de 120 colaboradores.

Claves del éxito

La clave del éxito es un conjunto de factores que van desde la innovación en el desarrollo de los productos hasta un servicio de calidad contrastado con un reconocimiento en el sector hacia unos clientes fieles por más de 25 años.

Dentro de los factores objetivos, que nos sirven para medir la gestión, encontramos la facturación, el beneficio, la inversión en I+D, la formación, etc. Mientras que los factores subjetivos, difícilmente evaluables, son la motivación, el sentimiento de pertenencia, reconocimiento, etc., los cuales sirven para evaluar los intangibles de una organización.

¿Es posible la competitividad en el sector tecnológico?

Innovación en la empresa familiarUn interrogante que planteo es si en un sector como el tecnológico, en nuestro país, con los recursos financieros escasos para las pymes, podemos competir en igualdad de condiciones con las grandes empresas.

Algunas de las claves del éxito en las empresas del sector tecnológico se centran en los siguientes puntos:

  • Apuesta por la innovación
  • Diversificación en sectores y productos
  • Mejora de la competitividad
  • Impulsar la internacionalización

En nuestro caso, el principal reto se centra en poder ser ágiles para evolucionar con la innovación en el desarrollo de nuevos productos en el medio-largo plazo. Además, hay que seguir trabajando en la parte operacional con los niveles de calidad y satisfacción del cliente. Otro reto es la correcta gestión de los recursos -desde financieros hasta los de los miembros de la organización- atendiendo las necesidades como profesionales eficientes para que aquellas inquietudes puedan ser realizadas dentro de la organización.

La creación de estructuras ágiles y polivalentes permite mejorar el área de innovación y, con ella, la mejora continua en la creación de nuevas soluciones.

Por otro lado, la dirección por objetivos en la organización permite comprender cuáles son las necesidades a alcanzar y facilita un seguimiento sobre los resultados a conseguir, identificando los gaps a nivel individual y de equipo.

Conclusión

Volviendo a la cuestión del principio, aquellas organizaciones que consigan tener estructuras ágiles y utilizando la tecnología podrán ser capaces de mejorar la innovación en el desarrollo de sus capacidades y habilidades. El tamaño en las empresas puede parecer una barrera para competir con las grandes pero en realidad puede llegar a ser una oportunidad en entornos competitivos y globales.

 

Juan Repiso Arteche (TECNUN'96)
Director ejecutivo de Baratz
5 de octubre de 2015